Tal vez no habíamos reparado en ello, pero muchas de nuestras dolencias pueden tener su origen en los colchones. Así como lo oye,  un reciente estudio de la ASOCAMA (Asociación Española de la Cama) ha dictaminado que los colchones son determinantes en más del 63% de las dolencias que acabamos de mencionar.

Mejores y buenos colchones, menos dolores

La mayoría de profesionales de la salud que reciben a pacientes que manifiestan tener dolor de espalda y dolor muscular sin motivo aparente, recomiendan en primer lugar verificar las características y la calidad de los colchones sobre los cuales duermen sus pacientes. Si los colchones son muy blandos o muy viejos (5 años o más), lo columna no tiene un soporte adecuado, lo que hace que se generen distintos puntos de presión alrededor de esta. ¿El resultado? El dichoso dolor de espalda o el dolor muscular. Busque buenos colchones para toda su familia

 

¿Qué características tienen los buenos colchones?

Los buenos colchones deben tener una firmeza media, es decir, no deben ser ni muy duros ni muy blandos. Nuestro cuerpo no debe adaptarse al colchón, por el contrario, es el colchón el que debe adaptarse a nuestro cuerpo. En este sentido, los colchones de viscoelástica son los más apropiados, ya que su tecnología permite que la presión de nuestro cuerpo se reparta uniformemente, y que así nuestros músculos se relajen mientras dormimos.