Si usted padece de hernia discal, lo más probable es que también padezca de molestos dolores de espalda que lo acompañan durante el día y, peor aún, durante la noche, haciendo que tenga un sueño intranquilo, dando vueltas y vueltas en su colchón tratando de encontrar una posición que lo alivie.

¿Qué es una hernia discal?

La columna está conformada por una sucesión de pequeños huesos llamados vértebras, los cuales a su vez cuentan con pequeñas membranas circulares en su interior, llamados discos. Cuando alguno de estos discos se sale de su posición, se produce una hernia discal. Este tipo de hernia suele presionar los nervios adyacentes, lo que provoca un intenso dolor de espalda.

¿Cuál es la importancia del colchón en el tratamiento?

Solo en casos muy extremos, la cirugía será necesaria; si su caso no lo necesita, podrá controlar la hernia con antiinflamatorios, aplicación de compresas frías y calientes en la zona afectada, relajantes musculares, antiinflamatorios y constantes visitas al quiropráctico y fisioterapeuta.

Sin embargo, todo esto no servirá de nada si no descansa sobre un buen colchón. Lo ideal es dormir sobre uno que permita que su columna mantenga su posición natural, y que tenga una firmeza media. Elija con cuidado, ya que hay colchones específicos que alivian la presión, ayudan a aliviar los dolores de espalda y le permiten un descanso mucho más placentero.  Los colchones de viscoelastica son indicados en muchas ocasiones para mejorar la posición de la columna mientras se efectua el descanso y mejorar los síntomas de la hernia discal.
¡Haga que su colchón sea su mejor aliado en su lucha contra la hernia discal!