La siesta es una bendita costumbre española, que consiste en descansar algunos minutos después de almorzar. No significa dormir cómodamente en nuestro colchón durante varias horas. Con solamente 30 minutos nuestra mente se renueva y nuestro cuerpo recupera la energía para el resto de nuestra jornada.

Necesidad de siesta

La necesitamos por una razón biológica, nuestra sangre baja del sistema nervioso al digestivo, provocando una sensación de somnolencia, favorecida por el horario más caluroso del día.

Tendencia

Lo lamentable es que la estamos perdiendo, cada vez son más las personas que la han abandonado o intercambiado por trabajo, suponiendo que su jornada sería más rendidora.

Beneficios de la siesta

Científicamente está demostrado que una siesta de no más de 30 minutos mejora la  circulación sanguínea mejorando nuestra salud en general, principalmente la presión y el estrés.
Ya son varias las empresas que están prestando atención al rendimiento superior que tienen los empleados, cuando tienen el beneficio de descansar por unos 30 minutos además de su horario de almuerzo.
Una pequeña siesta también hará que nuestras noches sean más placenteras. Llegaremos a nuestro colchón con menos estrés y ansiedad, logrando un mejor descanso durante las mismas horas de sueño, mejorando así nuestra calidad de vida.