En el trascurso del siglo pasado los estudios científicos, gracias al avance de la tecnología, nos revelaron que el sueño tiene 5 fases que se van intercalando, en el promedio de 8 horas en un ciclo de 6 secuencias aproximadamente. El reconocimiento de las fases del sueño resulta muy importante, ya que estas representan la clave para un buen descanso.

•    Fase 1. Adormecimiento. Es cuando se produce un estado de somnolencia que suprime la conciencia. En ese momento  estamos entre la vigilia y el sueño. 
•    Fase 2. Sueño ligero. Es cuando el ritmo cardíaco y el respiratorio disminuyen.  Se presentan variaciones de calma y actividad cerebral. 
•    Fase 3. Es una fase de transición hacia el sueño profundo. Pasamos unos dos a tres minutos aproximadamente en esta fase.
•    Fase 4. Sueño profundo (delta). Esta fase se entiende como sueño lento, pues las ondas cerebrales son amplias y lentas, así como el ritmo respiratorio. Dura unos veinte minutos, y es  más difícil despertar. Un buen descanso depende de un buen sueño profundo.
•    La Fase REM, «Rapid Eye Movement». Conocida  como “sueño paradójico”, es el momento de mayor acción del cerebro. Si bien el tronco cerebral ha bloqueado las neuronas motrices (por lo cual no tenemos movimiento), nuestros globos oculares  se mueven de un lado a otro.
Es la fase donde soñamos, por eso si uno despierta en este momento suele decirse que se ha estado soñando. Una  vez  concluida esta fase, el ciclo vuelve a reiniciarse.